viernes, 22 de abril de 2016

De vuelta al ruedo con Fotos de la muestra ¨Mujeres en el Mundo¨.

Hace ya bastante que no escribo nada en el blog, y ahora que lo pienso, en ningún lado...pasan cosas, cambios, idas y vueltas...y quiero, pero por algún motivo no lo hago. La escritura funciona como reflejo, como espejo. Uno descarga, se ve tal como es en la página...tal vez estos últimos meses anduve con más miedo de verme. Acá estoy finalmente, con renovadas ganas de enfrentarme, de encontrarme, de reflejarme, y por supuesto esto conlleva a la observación de lo que pasa alrededor y de cómo todo eso vuelve a hacer eco en lo que siento, en lo que pienso. 

Prometí hace tiempo un texto sobre Disney...ya vendrá, hoy no es el momento....me voy de vuelta a Miami y Disney en Julio...creo que voy a estar allí más despierta y un poco más ordenada para poder sentarme a ver qué me pasa con ese movimiento, con ese viaje.

Por lo pronto los dejo con algunas fotos de  la Muestra de ¨Mujeres en el Mundo¨ y con el texto con el  cual la presenté.

¨Siempre me gustó la palabra ¨mujer¨, la M que obliga a apretar los labios como en un beso y la J que tiene sonido de valiente. La mezcla perfecta entre la suavidad, la tranquilidad y lo aventurero, lo que demanda coraje. Los invito a esta muestra de fotos de momentos presentes de mujeres en distintas partes del mundo, para descubrir que aunque en la superficie parecemos tan diferentes, somo los mismo, somos mujeres.¨

¨Hace poco me convocaron para trabajar de coordinadora de niñas de 15 años en los viajes a Disney. Encantada de la propuesta acepté sabiendo que no iba a ser fácil dominar las rebeldías de 46 mujeres adolescentes. Fue finalmente una experiencia de mucha enseñanza que me dio fortaleza para enfrentar cambios en mi vida personal. Creo que es la primera vez que me enfrento a la palabra cambio y me da tanto miedo. Las mujeres vivimos del cambio, de la crisis contante. Pasamos de ser niñas tabla a de pronto comenzar a desarrollar busto y caderas que nos molestan tanto al principio y que luego, de adultas, deseamos tanto que hasta llegan algunas a entrar al quirófano para tenerlas. Pasamos de estar en plena armonía de carácter y de humor a gritarle con voracidad al vecino que deje de escuchar música tan alto cuando las hormonas se descolocan. Pasamos de querer ser solteras e independientes a de pronto desear estar en pareja y con hijos. Pasamos de la pasión alocada e inmadura de los 20 al saber qué estamos haciendo de los 30, y de ahí a la plenitud total de que hacemos lo que queremos y nada nos importa de los 40. De pronto nos acordamos que tenemos canas y arrugas, el cambio continua. Pasamos de usar cremas de piel normal a las anti-age. Pasamos de poder estudiar, cocinar y meditar al mismo tiempo a de pronto encontrar difícil concentrarnos. Pasamos de pronto a depender de otros para las cosas mínimas. El cambio es constante y armónico. Necesario. Lo que no cambia es la fuerza de siempre salir adelante, lo que no cambia es el amor con el que hacemos las cosas. Me veo rodeada de mujeres increíbles, cada una con sus problemas, sus miedos, sus alegrías, pero siempre enfrentando el cambio con un coraje admirable. Si miro y recuerdo mujeres que conocí en los países que visité es fácil darse cuenta que somos todas tan diferentes en lo externo. Color de piel y de ojos, costumbres, idiomas, comidas, hobbies. Pero de tanto observarlas y escucharlas me encuentro con la realidad más básica. Somos una sola, tenemos todas la misma capacidad de amar y esa es la única raíz de nuestra esencia, tan parecida que sorprende. 
Una de las niñas de 15 años, Melisa, me dijo sobre el día de los enamorados: ¨Regi, yo estoy enamorada de la vida¨. Y de pronto entendí todo. ¨Quiero hacer cosas siempre siendo consciente del presente. ¿Qué importa lo que pasó ayer o lo que va a pasar mañana?¿no?¨, me dijo Melisa. Yo sólo pude sonreírle y abrazarla. Esta niña adolescente me recordó lo hermoso que es ser mujer, que lo único que vale es lo que nos pasa en este momento. Entendí de pronto que las mujeres de todas estas fotografías son distintas versiones de lo mismo. La novia de Camboya enfrenta una nueva vida como la corredora que acaba de cumplir con una meta de terminar la carrera 5 minutos antes que la anterior. La niña Vietnamita juega con su atuendo típico como juega la bailarina India al vestirse como ya nadie lo hace. Las dos mujeres en Rio de Janeiro se cuentan historias y disfrutan de la compañía de su amiga como la de Aldea Protestante, acá cerquita en Entre Ríos, que con su expresión nos cuenta lo bien que la está pasando en la fiesta. La mujer de Lencois, Brasil, cuelga su ropa casi combinando colores como lo hizo la bailarina de Carnaval en Montevideo al maquillarse. Somos lo mismo. Somos esencia. Cuando las mujeres nos acordemos todos los días de esto vamos a poder aprender a realmente estar enamoradas de la vida.¨

Autorretrato en Salta.

Montevideo, Las Llamadas.

Lencois, Brasil. 
Piedras Blancas, Entre Rios, Argentina.

Aldea Protestante, Entre Rios, Argentina.

Salta Capital, Argentina.

Kajuraho, India.

Rio Amazonas, Brasil.

Kajuraho, India.

Desde el tren hacia Varanasi, India.

Jaisalmer, India.
Hue, Vietnam.


Siem Reap, Camboya

Paris, Francia.

Salinas Grandes, Jujuy, Argentina.

Rio de Janeiro, Brasil.

Agregué el blog a una página http://www.todoenlaces.tk/ que ayuda a publicitar los blogs y las página de internet. Parece interesante para poder dar a conocer el trabajo que uno hace.