viernes, 30 de diciembre de 2016

Galería de fotos de la UTMB, Chamonix, Francia.


Estas son algunas fotos de corredores que cumplieron un sueño llegando a la meta en la UTMB de Chamonix, Francia.

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas ,E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme, Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma, Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo… te quiero.

Mario Benedetti













jueves, 29 de diciembre de 2016

Historias de reyes y de príncipes

Este artículo fue pensado para una revista Española, lamentablemente, a pesar de la espera, no lo publicaron finalmente. Lo lamenté bastante porque lo escribí con muchas ganas y fue una experiencia que hubiera querido compartir por medio de la revista, pero no entraba dentro de los parámetros requeridos por la misma. Elijo finalmente entonces publicarlo en mi blog y tratar de darlo a conocer, ya que es la historia de cuatro valientes que creyeron en un sueño y se animaron. Espero lo disfruten.




Historias de reyes y de príncipes

Esta es una historia de reyes. No de reyes de la aristocracia europea, ni de los reyes magos, ni siquiera del vanidoso rey que el Principito se encuentra durante su viaje, sino de reyes auténticos, los que dominan el territorio más importante a conquistar: su propia alma.

Érase una vez un grupo de hombres que creyeron en sí mismos, que se enfrentaron a sus propios límites y a la posibilidad del fracaso. Ellos habitaban en una tierra muy lejana llamada Argentina. Vivían en una ciudad pequeña, Santa Fe, y siempre habían tenido el deseo de volar y llegar lejos. Ellos se animaron.

Este sería un buen primer párrafo para contar estas cuatro historias que comenzaron hace ya muchos años con una pizca de deseo. Historias mínimas de héroes y reyes para pocos, aquellos que se posan sobre un podio imaginario que llega a la luna y a las estrellas. Es el podio por haber cumplido sueños. Estos cuatro corredores se animaron al gran desafío de correr 100 y 170 km en el Mont Blanc, que con 4800 mts es el pico más alto de los Alpes. El desafío era correr la UTMB (Ultra Trail Mont Blanc) y la CCC (Chamonix, Champex, Courmayeur), dos carreras emblemáticas dentro del mundo del Trail Running. Fueron 7500 corredores en total que se movilizaron junto a amigos y familiares hasta Chamonix en Francia para participar de esta gran fiesta. Enorme celebración de cinco carreras diferentes durante una semana alrededor de la imponente presencia del Cerro Blanco y su manto de nieve glaciar, enorme celebración que unió tres países para su organización (Francia, Suiza e Italia), y donde personas de 87 naciones estuvieron presentes. 2000 voluntarios, 34 médicos y 65 enfermeros, 340.000 euros recolectados para donar a organizaciones solidarias. Números gigantes para un evento que ya tiene 14 años de vida.


A esto se enfrentaban Javier, Alejandro, Federico y Esteban cuando en el año 2014 decidieron participar en la carrera. Para poder ser parte de la UTMB tuvieron que juntar 15 puntos en carreras anteriores en las cuales corrieran más de 60 kilómetros con desnivel para tener la posibilidad de sólo inscribirse. Fueron dos años de esfuerzo viajando para participar en carreras de Trail y poder terminarlas, entrenando en suelo santafecino que está a nivel del mar. Su único entrenamiento con ondulaciones fue hacer el recorrido costero en Paraná, en la provincia de Entre Ríos, a 30 km de Santa Fe.  Con el objetivo de juntar puntaje se enfrentaron a un gran número de aventuras en Chile y Argentina, todas organizadas en la Cordillera de los Andes, para luego animarse al gran Monstruo de los Alpes en Francia. ¨The North Face Endurance Challenger¨ de Salta, Santiago de Chile y San Carlos de Bariloche, las carreras ¨Yerba Buena¨  en Tafi del Valle en Tucumán y ¨Patagonia Run¨ en San Martin de los Andes. Otras carreras fueron ¨Conociendo a la Pachamama¨ en Jujuy, ¨Vulcano Ultra Trail¨ en los Faldeos del Volcán Osorno en Chile,  ¨Cuatro Refugios¨ en San Carlos de Bariloche, el ¨Cruce de los Andes¨ de Columbia y ¨Yaboty Ultra Trail¨. Todas carreras durísimas y de gran esfuerzo económico para hacerlas.

Cuando tuvieron los puntajes fueron a sorteo. Un día recibieron la gran noticia: estaban adentro de la carrera. Los cuatro irían juntos hasta Francia para finalmente dar el gran paso. Ya la sola idea los emocionó y los movilizó para entrenar con más ganas.

Esteban viajó a Chamonix con su esposa y con su hijo de tres años, Benjamín, el Petit Prince de esta historia. Javier, Federico y Alejandro fueron acompañados por dos grandes amigas. Cuando yo llego a Chamonix, me encuentro con el grupo completo. Están los cuatro corredores sentados en la mesa de un apartamento alquilado mirando cada uno su recorrido, como en una reunión de planificación. Sus miradas y sus gestos exagerados, sus risas, su imposibilidad de quedarse quietos demuestran la felicidad que sienten de estar allí. Javier responde con una sonrisa enorme cuando le pregunto cómo se siente. Es un hombre callado pero no se precisan las palabras, sus ojos me dicen todo lo que tengo que saber. Llegó después de tanto esfuerzo a estar acá, en Chamonix a punto de correr la gran carrera de Trail del mundo. A Javier se le escaparon estas palabras: ¨ Vivo los deportes con mucha emoción porque soy consciente de todo lo que me brindan¨.

Alejandro, como siempre, responde con un chiste. Señala la ventana que nos regala al Mont Blanc, un paisaje de revista y dice: ¨¡¿Cómo querés que me sienta!? ¡Mira la vista horrible que nos tocó!¨, siguiente paso es sonreír como un niño y que se le formen arrugas al costado de sus ojos. De pronto aparece Benjamín desde uno de los dormitorios y corre hacia Alejandro gritando: ¨¡Pajarito!¨. No entiendo y entonces me explica: ¨Pájaro me dicen en fútbol porque corro rápido como Caniggia, que también le dicen así, pero por suerte no la tengo a su esposa Mariana Nanis!¨.  Nunca faltan las risas después de que Ale dice algo. Alejandro es el anti-runner. No hace entrenamientos muy duros, no va al gimnasio sino que juega al fútbol, no tiene ropa ni accesorios técnicos, no consume geles,  ni se compra zapatillas cada seis meses. Pero cuando le pregunto qué es lo que hace mientras corre, él hace un gesto de no saber qué contestar y sólo dice: ¨Voy de a poco, sólo me propongo llegar al siguiente puesto, me concentro en el momento y me pongo de novio con algún otro corredor que hable castellano y vamos hablando de la vida¨.  Este dominio de su ansiedad es lo que lo define como corredor y lo que le ha permitido terminar muchas carreras de 100 kilómetros.                   

Tienen en sus manos un gráfico de las pendientes a lo largo de la carrera. Federico y Alejandro tienen 100km por delante de la CCC y hasta 26 horas para hacerla. Estas carreras internacionales tienen puntos de corte. Ale estima 24 y se ríe de eso. Calcula que si al primer puesto puede llegar después de dos horas de empezar, él va a llegar en una hora y 59 minutos y así con el resto de los puestos. Por otro lado Javi y Esteban van a animarse a la UTMB con 170 km de camino y un cálculo de entre 35 y 40 horas. No importa tanto. Los números son parte de la anécdota. El Principito nos recuerda ¨A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle¨. En Chamonix somos todos niños, ya no importan las cifras, acá vienen a cumplir con algo mucho más grande.

Como parte del juego, miran su recorrido una y otra vez y hacen cálculos de donde les conviene consumir un gel o donde van a tener agua y comida. Se dan consejos, se animan entre sí y se hacen chistes. Esteban lo mira a Javier y llama la atención sobre lo que cambió como runner desde el año 2006. Le toca el hombro como empujándolo con cariño y le dice: ¨¿Quién te hubiera visto comprando vasos de marca Salomon a diez euros?¨. Javier sonríe pícaro y se trata de explicar diciendo que era el más económico, que por eso lo había comprado. Todo el grupo se ríe. Los cuatro son corredores amateur, y como tal fueron de a poco adquiriendo accesorios ya que en Argentina todo cuesta mucho dinero y no es tan sencillo acceder a ciertos productos. Por ejemplo, un par de zapatillas de running están el doble de lo que le puede costar a un europeo. Correr no es una  actividad económica, principalmente cuando se quiere dedicar al Trail Running que demanda un equipo más técnico. 

Federico se prueba la mochila ya preparada con la lista de cosas que deben llevar: un pantalón largo, remera térmica, manta térmica, linterna minera y pilas de repuesto, celular con señal, pasaporte. Se la saca y se la vuelve a poner. Incluye dos botellas con agua y salta en el lugar para sentir el peso. Está contento como con juguete nuevo. Luego, saca su número de corredor y se lo prueba en la camiseta. Se siente orgulloso de haber llegado allí y aun no corrió.

Para irse a registrar a la carrera y buscar su kit y número Esteban tiene que llevar todos los elementos de la lista de obligados. Prepara la mochila tal cual va a correr y sale con su mujer y su hijo Benjamín que lo acompañaron a esta aventura. Cuando un corredor se pone uno de estos objetivos, no sólo es un esfuerzo personal sino de la familia entera. Son horas en casa dedicadas al entrenamiento y no a estar compartiendo con la familia, son fines de semana de viaje para correr en distintos puntos del país, son miles de pesos invertidos en esta pasión.


La tarde de descanso anterior al comienzo de su carrera, Javier, sentado a la mesa mirando el Monte por la ventana me cuenta ¨Desde chico sentí una inclinación natural hacia los deportes, con el tiempo y casi sin darme cuenta me convertí en deportista amateur. Creo que el cuerpo en movimiento por sus propios medios es la forma ideal de recorrer paisajes y ser parte activa de la naturaleza¨.

Tal vez en esta frase sencilla está la respuesta a la pregunta que tantos se hacen: ¿Por qué? ¿Por qué correr? ¿Por qué tener que hacer tremendo esfuerzo? ¿Por qué viajar  14.000km para participar en una carrera? Estando en Chamonix pude conversar con un corredor de Singapur, del otro lado del mundo, con una cultura muy diferente en tantos aspectos a la de los corredores argentinos. Pero, llamativamente, a él también le hacen esas preguntas. Sus amigos lo tratan de loco, desquiciado, un sinsentido. Y finalmente de eso se trata. Correr por correr, correr para acordarse de que se está vivo, correr para encarnarse con la naturaleza, ser parte. Antoine de Saint-Exupéry escribe en primera persona en El Principito: ¨Las personas mayores me aconsejaron abandonar el dibujo de serpientes boa (…), y poner más interés en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. De esta manera a la edad de seis años abandoné una magnífica carrera de pintor(…)Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones¨. Para los corredores es igual, no es necesario dar tantas explicaciones, lo hacen para volver a su esencia de niños que juegan e inventan mundos. Estos cuatro corredores inventaron un reinado vasto y su conquista fue por momentos puesta en duda.

Esa noche, anterior a la salida de las carreras, ponen la mesa temprano para sentarse a comer. Todos ayudan a acomodar los platos y vasos. Parece que va a ser una gran cena, y lo es. En el menú sólo pasta con algo de queso. En las caras, pura expectativa y alegría por lo que se viene.

Al otro día, Chamonix entero madruga para ver la salida de la carrera CCC. Los corredores se levantan a las seis de la mañana a tomar su desayuno. A las 7:30 salen los buses hacia Courmayeur del lado Italiano desde donde Alejandro,  con la camisetaArgentina puesta para correr, y Federico salen a hacer sus 100km de Mont Blanc. Se espera un día de muchísimo calor, lo que puede hacer el desafío aún más duro. Faltan sólo 10 segundos para la largada y el público sostiene sus celulares y cámaras con los brazos en alto con la esperanza de poder tener registro del rostro de alegría de quienes vinieron a acompañar. Un niño tiene una bandera de Japón en alto. Los anuncios se dicen en tres idiomas. Se escuchan personas tratando de entenderse en diferentes lenguas. Es realmente un evento internacional. 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, y largan finalmente.

A la tarde Esteban y Javier salen del departamento. Desde el balcón Benjamín saluda con la mano a su papá que le grita: ¨Benja, acordate de decirle a mamá que te traiga acá enfrente que está la casa de Los Tres Chanchitos!¨, y señala una casita de madera como de dibujos animados que hay frente al departamento. Benjamín le sonríe. Cuando se están yendo a la salida de la carrera Javier lo abraza a Esteban y así caminan juntos. Se alistan con el resto de los corredores en la largada de la UTMB. Llega el momento, suena un estruendo y salen. Los primeros del pelotón van saludando al público.  Dentro de los 2600 valientes, están Javier y Esteban ya concentrados en su camino. Su mente y espíritu puestos en la carrera. El resto ya no importa. Estiman aproximadamente 40 horas para correr, 9 picos, 9500 metros de subidas acumuladas, dos noches sin dormir.

Al atardecer me dediqué a observar el Cerro señorial de 4800mts y pude dimensionar a lo que los corredores venidos de una tierra llana se estaban enfrentando. Terminar 100 y 170 km de montaña, de esa montaña, es la real conquista de cada una de sus almas. Eso tal vez buscó Shakelton cuando se embarcó hacia la Antártida, Da Cunha en el Amazonas o encontró Alvar Nuñez Cabeza de Vaca cuando vio la inmensidad de las Cataratas del Iguazú por primera vez. Eran más que simples conquistadores, su real tesoro estaba en el interior. Ellos, en algún punto, también estaban jugando a correr por correr.

El primero en llegar de los cuatro es Federico que levanta los brazos y cruza la meta mirando hacia el cielo. Dice que fue la carrera más dura de su vida y agradece haber abandonado la última carrera en Chile antes de venir a Francia, ya que con esos puntos de más le hubieran permitido anotarse en los 170 km! Después de una media hora se corrige y comenta que sabe que el mayor poder lo tiene la mente. Si hubiera estado mentalizado a correr el doble de kilómetros el cuerpo seguro se hubiera adaptado. ¨El cuerpo se acomoda, somos flexibles si se tiene un entrenamiento adecuado¨, comenta, ¨pero finalmente es la mente la que pone las reglas en el juego¨.

Cuando llega al departamento se comunica con su familia y recibe cantidad de mensajes de felicitaciones. Luego se levanta y rengueando hasta el baño dice ¨Voy a tratar de bañarme¨, enfatizando el verbo tratar. El nuevo desafío es recuperarse.

Más tarde Federico y las dos amigas, como soldados en guardia, esperan la llegada de Alejandro que se reconoce a distancia por la camiseta de Argentina. Cuando cruza la meta, está agotado y agarrotado, pero contento de haberlo logrado. El porcentaje de abandonos es alto, de 1900 corredores 742 decidieron dejar la carrera en algún punto del camino. Como siempre después de estos desafíos tan extremos los corredores sienten que no quieren más de estas experiencias, pero siempre se pasa cuando después de un tiempo algún amigo lo entusiasma con un nuevo recorrido.

Esa noche sólo podemos pensar en Javier y Esteban que siguen su camino, ya es su segunda noche de correr casi sin parar. Inimaginable. Increíble. Inaudito.

Esperando en la meta al otro día a que aparezcan Esteban y Javier se sienten las lágrimas y los besos, los gritos y los abrazos, las palmadas, los saltos de logro. Los corredores llegan con niños en sus brazos, con banderas, con sus esposas y esposos, novios y novias que son partícipes del esfuerzo mutuo en los últimos metros de carrera, algunos llegan con sus perros y otros con narices de payaso. Algunos llegan y se desvanecen del cansancio, otros están solos. Nadie los abraza ni los felicita. Cada uno de los que cruzaron esta meta es un Rey, hasta el último.

Esteban corre con Benjamín en sus brazos y su esposa a su lado. Javier llega unas horas más tarde llorando y saltando con los palos de trekking arriba como queriendo alcanzar algo en el cielo. Creo que lo alcanzó y creo también que es consciente de ello. Terminó la UTMB, no abandonó, pudo ir más allá de sus miedos y de sus límites.

La carrera superó las expectativas de los corredores. Federico dice que  fue increíble que sucediera eso ya que al venir con tantas ilusiones de que esta va a ser la carrera de tu vida es difícil ir más allá. Ahora es tiempo de descansar, ya que se los ve consumidos y más débiles. Se hacen comentarios de las ampollas y de los dolores, pero la satisfacción que sienten supera cualquier molestia pasajera. Comen despacio para que no les caiga mal la comida después de dos días de gastar el cuerpo. Revisan la carrera y cuentan de los encuentros con otros corredores. Alejandro corrió gran parte del camino con un Cordobés y cuando llegaron a la meta se abrazaron como si fueran amigos de toda la vida. Es en estas situaciones extremas que uno pierde el miedo a demostrar sentimientos y se priorizan los lazos y el contacto con otros.

Llega el final de la fiesta. Esteban se va con su familia y Federico para Italia en un auto. Alejandro y Javier viajan en otro auto hacia el lado contrario. Se despiden y prometen juntarse en Argentina a comer y ver las fotos del viaje.  Nadie abandonó,  ni los corredores ni los acompañantes que prepararon las comidas y se levantaron a las 4 o 5 de la mañana para verlos llegar. Al terminar la carrera siempre hubo un ofrecimiento de ¨¿Querés un café Javi? ¿Un te Ale? Vení, sentáte de este lado así no caminas hasta esa silla.¨.

En las calles de Chamonix ya no hay gritos de aliento y alegría en todas las esquinas. El arco de llegada y el escenario se desarmar durante la mañana y se barren las últimas lágrimas de alegría que dejaron los corredores al llegar a la meta. Veo un Petit Prince imaginario que saluda con la mano desde la cima del Monte y sale corriendo. Chamonix vuelve a la normalidad y los corredores también pero con una sensación de haber crecido, de ser reyes,  de haber sido una vez más fiel a sí mismos.

Regina Candel Martinez


 



viernes, 2 de septiembre de 2016

La UTMB de Chamonix para Maratonistas santafecinos y ESPN Estilo Running


Día 1 (27 de agosto de 2016)

Los corredores se levantan a las 6 de la mañana a tomar su desayuno. Chamonix hoy madrugo para ver la salida de la carrera CCC.

A las 7:30 salen los buses hacia Courmayeur del lado Italiano desde donde los corredores salen a hacer sus 100km de Mont Blanc. Alejandro se puso la remera Argentina para correr. El pueblo es una fiesta con música y colores. Antes de las largadas se escuchan los himnos nacionales de los tres países involucrados. Corredores, publicó, organizadores y periodistas hacen silencio mientras suenan. De fondo el Mont Blanc de testigo. Aun no salió el sol totalmente pero no hace frío. Los corredores esperan un recorrido con muchísimo calor.

Faltan 10 segundos para la largada. El público sostiene sus celulares y cámaras con los brazos en alto con la esperanza de poder enganchar el rostro de alegría de quienes vinieron a acompañar. Un niño tiene una bandera de Japón en alto. Los anuncios se dicen en tres idiomas. Se escuchan personas tratando de entenderse en diferentes lenguas. Es realmente un evento internacional.

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2,1 y largan finalmente. Algunos con cara de concentración. Ale y Fede están entre los que van sonriendo y saludando.

Son las 17 hs y Esteban y Javier se están preparando para los esperados 170 km de desafío. Revisan la lista de los obligados. Está todo listo. Se alistan con el resto de los corredores en la largada. Entre público y corredores debe haber unas 8000 personas esperando la largada. Llega el momento. Suena un estruendo y salen. Los primeros del pelotón van saludando al público con caras de alegría. Los siguen 2600 corredores que viajaron con sus familias a apoyarlos.

Pasan Javier y Esteban ya concentrados en su camino. Su mente ya está en la carrera. El resto ya no importa. Estiman aproximadamente 40 horas para correr, 9 picos, 9500 metros de subidas acumuladas, dos noches sin dormir. Hoy es viernes y ellos van a llegar el domingo a la mañana. Los estaremos esperando.

Se los puede seguir con el número de corredor por la página web www.utmb.liveultra.com
Los números de corredores son:
Javier Tombolato 2075
Federico Menotti 3687
Alejandro Berutti 5526
Esteban Oliver 2074

Día 2 (28 de agosto de 2016)

La tecnología permite seguir paso a paso a los corredores con vídeos y fotos. También podemos ver exactamente donde están en el recorrido y estimar la hora de llegada. Así sabíamos que Federico llegaba cerca de las 6 de la mañana. En la llegada se ven a muchos corredores que llegan sin tener nadie que lo espere. La tarea del acompañante es esencial. El abrazo en la meta es parte de la carrera.

El primero de la CCC llego ayer a las 22hs. Hizo 13 horas de carrera. Al llegar lo sorprendieron con fuegos artificiales que iluminaron las sonrisas de muchos. Federico llega finalmente a las 5:30hs con 20 horas y 31 minutos de esfuerzo encima. Termino 361 de la general y segundo de los 70 argentinos que vinieron a correr. Un tiempo excelente considerando que su entrenamiento es en el llano. Compite con gente de montaña que es otro mundo a descubrir. Siempre lleva esa cara de alegría, incluso cuando nos dice: “No sirvo para nada! Es durísima! Podría decir que es inhumano!”. Palabras que salen de su sorpresa de haber llegado tan bien. A todo corredor que llega le duelen todas las partes del cuerpo. Renguean y ponen caras entre dolor y alegría. No esta definido.

Mientras seguimos a Alejandro que viene con los tiempos justos para que no le corten la carrera. Tiene tiempo hasta las 12:15 pm para hacer meta. Sino queda afuera.

Como soldados los acompañantes de Alejandro estamos a la llegada y lo vemos venir a las 11:50. Otra meta lograda con muchísimo mérito ya que es alto el porcentaje de abandonos. De 1900 corredores 742 decidieron dejar la carrera en algún punto del camino. Ale esta agotado y agarrotado, pero contento de haberlo logrado.

Como siempre después de estas carreras tan extremas los corredores sienten que no quieren más de estas experiencias, pero siempre se pasa cuando después de un tiempo algún amigo lo entusiasma con un nuevo desafío.

Ya dos corredores están de vuelta. Mañana llegan Javier y Esteban!

Día 3 (29 de agosto de 2016)

La UTMB (170km non stop)
De 2555 participantes hasta las 9 de la mañana del domingo 28 había 1077 abandonos (24% de los participantes, un porcentaje bajo teniendo en cuenta el mal tiempo de ayer a la noche. Mucha lluvia y rayos, mucho barro que dificulta el camino). La carrera terminó a las 16:30.

La primer mujer Caroline Chaverot la termino en 25:15 hs.
El primer hombre Ludovic Pommeret la termino en 22 hs.

CCC (100km non stop)
De 2129 participantes hubo 742 abandonos (35% de los participantes).

La primer mujer Mimmi Kotka la termino en 13:42 hs
El primer hombre Michel Lanne la termino en 12:10 hs

El domingo fue un día de festejos. Estaba anunciada la llegada de Estaban de la UTMB a las 9 de la mañana así que el grupo se preparo para estar presente. La familia de Esteban lo espero lejos de la llegada para poder correr con el los últimos 300 mts. En realidad se corrió con el casi todo el recorrido por medio de fotos, vídeos y alguna que otra llamada. Fue el segundo Argentino en llegar y lo hizo con una alegría que la sonrisa iba a de oreja a oreja. Benjamín lo abrazaba no entendiendo muy bien que pasaba pero lo importante es que Papa había vuelto de la gran aventura.

A la espera de Javier se ven llegar personas de todas las nacionalidades. Algunos con sus familias, otros con sus perros, algunos llegaban y se desvanecían del cansancio extremo. Todos Reyes de su propio mundo. El público aplaudía y gritaba a cada uno con orgullo.
Javier estaba un poco más atrás de Esteban. Y ahí finalmente el último que faltaba del grupo. Esta emocionado y no puede evitar las lagrimas. Los amigos lo abrazan y lloran con el porque conocen el logro que fue esto para el. Esta muy cansado pero no deja de mostrar sus dientes denla felicidad que siente. Así estuvo los próximos varios días. Cara de cansancio con sonrisa.

El lunes la fiesta se terminó. Esteban se va con Su familia y Federico para Italia en un auto. Alejandro y Javier en otro van con sus amigas que los acompañaron en todo momento para Annecy en Francia. Todos están felices. Nadie abandonó del grupo…ni los corredores ni los acompañantes que prepararon las comidas y se levantaron a las 4/5/6 de la mañana para verlos llegar.


En las calles de Chamonix ya no hay gritos de aliento y alegría en todas las esquinas. El arco de llegafa y el escenario se desarman durante la mañana y se barren las últimas lágrimas de alegría que dejaron los corredores al llegar a la meta. Chamonix vuelve a la normalidad y los corredores también pero con una sensación de haber crecido, de haber sido una vez más fieles a si mismos.


  





jueves, 4 de agosto de 2016

Viajar con América hasta Europa.


No es ni mucho menos un juego de palabras. Aunque podría serlo. Con esta decisión de mudarme al viejo continente me llevo una parte importante de América conmigo. Me llevo el abrazo de los amigos, las caricias extrañadas, los consejos de la familia y los mensajes de adelante, te va a ir bien. Pero en este caso soy más literal y dejó un poco la poesía de lado.
Viajar con mi Perra que se llama América ha sido un proceso largo, de bastante planificación, pero si se hace bien no debería salir nada mal. Quiero contarles un poco porque siempre hay otra loca dando vueltas por ahí que no se animaría a cambio de vida sin su mascota. El hombre que me vendió el pasaje en Aerolíneas Argentinas me dijo sin tapujos: “¿Por qué no regalas a esta y te compras otra allá? “ . Para los locos entendidos: sin palabras.
El trámite empieza yendo al Senasa. Allí me dieron una lista de cosas a presentar diez días antes de viajar para hacerme un Certificado que me permita ingresar a la UE con el animal. La lista es la siguiente:
1) Certificado veterinario Nacional emitido hasta 10 días antes de viajar.
2) Certificado de rabia. (Dura un año)
3) Certificado de vacuna séxtuple.
4) Certificado de desparasitación externa (la pipeta)e interna .
5) Número de chip.
Lo primero que se hice fue buscar un veterinario que este empapado en el tema y que sepa que tipos de certificados se precisan. En general quien coloca el chip sabe. El chip es justamente eso…lo colocan por debajo de la piel del animal y sirve para identificarlo con un scanner. A partir de ese momento ese animal pasa a ser tu responsabilidad absoluta.
Luego se ponen fechas adecuadas para hacer las vacunas y la desparasitación y pedir el certificado al veterinario a cargo que debe ir con el número de chip.
Al mismo tiempo hay que conseguir una jaula que siga las normas exigidas por los aeropuertos. Debe tener un tamaño adecuado para que el animal vaya cómodo, pueda moverse dentro y pararse. Las jaulas vienen sin ruedas. Recomiendo comprarlas para facilitar la movilidad, principalmente dentro del aeropuerto donde el animal no puede salir en ningún momento.
El animal puede viajar como equipaje o como carga. En el primer caso se avisa con anticipación y se anuncia al momento de hacer el check in. Dos horas antes del vuelo lleve a América en su jaula hasta una oficina donde pasaron a la jaula y a la perra por un detector de metales. Alli laa deje medio llorisqueando. Pague de esta manera dos paquetes de exceso de equipaje. (Hoy 200 $US).  Las personas que mandan al animal como carga es en general porque el dueño no viaja en el mismo avión por alguna razón. Sale más caro, hay que sacar un seguro y el animal esta varias horas en depósito. La empresa a la que hay que llamar en caso de viajar por Aerolíneas Argentinas se llama JetPack.
Al llegar a Ezeiza Hay que dirigirse a la oficina del Senasa en la Terminal A. Allí se presentan los papeles y se le lee el chip am animal. Y se recibe un permiso de embarque.
Hay que prestar mucha atención a los datos que vuelca el Senasa en los certificados que emite ya que hay errores humanos frecuentes. En el certificado de América fallaron dos veces. Pusieron que era macho y le erraron en el número de chip. Por suerte todo saltó en Ezeiza y los agentes de Senasa tuvieron muy buena predisposición en corregir el problema. Sino hubiera sido mas engorrosa la entrada de America  a España.
El vuelo duro 12 horas. Las azafatas me dijeron que la escuchaban a América ladrar. Así yo me quedaba tranquila. Estaba nerviosa pero viva!
Cuando llego al aeropuerto de Barajas espero mis valijas en la cinta y de golpe la escucho a mi perrita ladrar. Y ahí la vi venir. En la cinta metida en su jaula. Cuando me vio empezó a llorar. Ya está. Estamos bien y juntas.

Último paso: entrar a España. Tuve que mostrar los certificados en aduana y le leen nuevamente el chip y voila! We are in!
Parece agotador. La clave es hacer todo paso a paso y con tiempo.
Algunos consejitos mas:
1) No conviene tranquilizar al animal con ninguna pastilla.
2) No conviene darle nada de comer ni de beber 12 horas antes del vuelo.
3) Llegar a Ezeiza con mucho tiempo de anticipación por si hay  que hacer cambios en Senasa.
4) Lo que cuento es para ingresar a la UE con Aerolíneas Argentinas. Verificar bien las necesidades y requisitos tanto del país de destino como de la aerolínea.
Ya estamos acá. Juntas. Arrancando de cero.

jueves, 28 de julio de 2016

Publicación de ¨Llamaba para contarte¨ en Pagina 12 de Rosario, 7 de julio de 2016


Jueves, 7 de julio de 2016
logo rosario

http://www.pagina12.com.ar/imprimir/diario/suplementos/rosario/14-55388-2016-07-07.html

Llamaba para contarte

Por Regina Candel Martínez
/fotos/rosario/20160707/notas_o/ro08fo0107.jpg
Hoy no estoy de humor. Me levanté con pocas horas de sueño y encime tuve algunas pesadillas. Dejaba la puerta abierta, estaba con alguien adentro de mi casa, creo que mi mamá. Sí, sin duda era mi mamá. Entraba un hombre joven a la casa que nunca había visto. Tenía cara de medio loquito. Sí, me daba escalofríos. Sabía cuáles eran sus intenciones, pero no había forcejeo, todo se daba naturalmente. De alguna manera yo le seguía el juego para no generar conflicto. Pero sí gritaba alto, muy alto: "Mamá, llamá a la policía". Tan alto grito en el sueño que lo grito realmente y mi propia voz me despierta. Tan alto grité que no me pude volver a dormir. Mi mente comenzó a jugar con las mismas ideas de siempre, los mismos personajes, que nunca se sabe si son reales o inventados; claro, como si lo real existiera, ¿no? Todo al fin y al cabo es una creación nuestra. Hasta nosotros somos nuestra propia creación, algo así como Frankentein creó su monstruo, nosotros nos transformamos en ese ser espantoso que piensa constantemente, perdiendo tiempo y energía en sin sentidos. Sueño mucho últimamente, justamente lo último no es la mente en estos días. Está demasiado presente, más de lo que quiero y definitivamente más de lo que la necesito. Estoy con ganas de desaparecer. Me vuelve esta sensación cada tanto. Quiero acovacharme en la cama y no salir por días, quedarme eternamente en un costado del futón tapada, con un libro en una mano y un té en la otra, meterme en un cine donde pasen una película que dure mil horas, salir por la ruta con el auto sin destino y sin que nadie sepa dónde estoy. Claro que nunca termino haciendo nada de esto, no es más que una fantasía, una necesidad de estar más conmigo que con el mundo. Por qué siempre elijo al mundo aún no sé, creo que eso está cambiando, pero no quiero ser un avestruz y esconder la cabeza bajo la tierra. No sé qué quiero, pero eso seguro que no. Hoy no estoy de humor y no sé por qué. Hoy dije la palabra tristeza cuatro veces y me lo hicieron notar. Claro está que la pileta sucia no es triste, ni la silla destartalada con hojas arriba es triste, tampoco la relación de fulano con mengano es triste. Yo lo estoy viendo así por algún motivo, las palabras son poderosas. Hace diez años atrás usaba de manera compulsiva la palabra horror, luego fue la palabra complicado, hoy es la palabra tristeza. Llamativamente decimos que algo nos pone felices usando el objeto indirecto de manera correcta tanto para la gramática como para nuestro espíritu. Pero cuando algo nos pone tristes porque probablemente nosotros ya estemos tristes de antemano, impersonalizamos la frase y le echamos la culpa al objeto, hecho o evento. Lo ponemos por fuera. Hoy puede ser, sí, me levanté triste. Y cuando pasa eso cierro los ojos y pienso en el sol, un sol mitad amarillento mitad anaranjado, mezclado con la espuma del océano que conocí en KoSamui y en otro sol rojo enorme de horizonte en el mar que conocí en Goa. Los recuerdos de estos soles de amanecer y atardecer no son tristes ni alegres, simplemente son dos de mis momentos tesoro. Salgo del hospedaje de KoSamui cada mañana a las siete. Mi esposo aún duerme, pero lo saludo con un beso y me escapo a mi espacio de soledad en el viaje. No está lejos la playa, así que comienzo a trotar por el caminito que me lleva a la arena. Se abre la imagen entre unos árboles y visualizo el sol comenzando a asomar como tímido. No puedo dejar de mirarlo aunque me enceguece. Corro por la playa algunos días con zapatillas y otros descalza. Esos días la sal del mar queda pegada en los pies. Y me gusta, me gusta mucho. Veo en el recorrido a varias personas que están comenzando el día con los asanas del saludo al sol. No hay nadie más a la vista. Sólo las olas que no paran de ir y venir, moldeando los tiempos de mi respiración. Vuelvo al hospedaje con alegría, desayunamos y miramos mapas. En Goa, salgo a correr por la playa cuando el día termina. El sol es gigante, más grande incluso que un barco que se escapa hacia el fin del mundo. Voy esquivando hombres alemanes, mujeres rusas, vacas indias. De un lado cantidad de barcitos de playa, del otro el mar de escenario y una gran cortina roja de fondo. Y yo respiro y sonrío. Ese es mi saludo al sol. Hoy, me levanté de mal humor y triste, más que nada triste. No importa por qué. Ya no hay KoSamui, ¿será eso? Me gustaría tener ese amanecer todos los días, pero es parte de esas creaciones mentales de las que hablaba antes. Esto no puede ser. Al menos no es. Como tampoco puedo despedirme del día eternamente con un atardecer de película hollywoodense. A veces llueve, o hay niebla o simplemente una nube se cruza en el camino. Se termina este día. Me miro al espejo y me cuesta reconocerme. ¿Alguna vez hiciste la prueba? Miro cada detalle de mi rostro y los que más hablan son los ojos. Ellos me dicen que está todo bien, que realmente no pasa nada. Ellos me entienden y me susurran un arrorró. Me voy a dormir esperando no soñar, por primera vez no quiero soñar, ni dormida ni despierta. Sí, claro, nos hablamos. Hasta el próximo amanecer, que todos valen la pena.

miércoles, 27 de julio de 2016

Miami: La ciudad de los ísimos.

En Bayside Market


Me encontré con Miami por primera vez en mi segundo viaje a este monstruo de ciudad. Caminaba una tarde calurosa, calurosísima por Bayside Market. Paseo dominguero. Uno se imagina familias o grupos de amigos caminando, mirando vidrieras, haciendo alguna compra o tomando algo en Hard Rock Café. Pero no. Lo que me encontré fue un gran escenario con una bahía y cantidad de botes, lanchas, veleros y yates de fondo. Sobre el escenario una mujer de unos sesenta años rubia pelo largo, pollera de cuero negra, medias de red negras y botas hasta la rodilla de taco alto doradas.  Frente a ella un micrófono y a su alrededor cuatro músicos de pelo largo, remeras metaleras negras obviamente, alguno con un sombrero de cowboy, todos de sesenta años para arriba. Actitud rockera. Espíritu metalero. Alma de música pesada. Comienzan a tocar y de pronto reconozco indicios de salsa, bachata y cumbia colombiana en su repertorio. Sale el publico a bailar a la pista. Una muchacha preciosa, delgada, chaleco de jean, short de jean y tacos altos, piernas larguísimas. Nada la detiene y con su sonrisa y aretes grandes rosados saca a bailar a un hombre con pinta de venezolano. Camisa blanca, sonrisa gigante tipo colgate y el pelo con gomina atado con una colita. Sus kilos de mis no significaron nada a la hora de bailar con la muchacha. Los dos se reían. Mientras la mama, tía y abuela de la muchacha, las tres con caras latinísimas, la filmaban y aplaudían desde la tribuna. Alguien me empuja y cuando me corro veo tres chinas de unos 40 años con unas ganas locas de bailar que se mueven apresuradas a la pista. No saben los movimientos ni entienden la letra. Solo bailan y se ríen. Mas lejos veo a un hombre solo. Negro. Altísimo. Todo vestido de blanco hasta el sombrero. Sus movimientos son del tipo Mick Jagger pero creo que sólo es porque está borracho. Se lleva la vida por delante. Por un momento me imagino que su semana es rutinaria , aburrida, solo tomando sentido cuando llega el fin de semana y se prepara para este evento. Su domingo en Bayside Market. Es su chance de ser alguien inventado. Hay mujeres con vestidos largos y otras con vestidos cortísimos y escotes pronunciados. Hay mujeres que no son mujeres con tetas gigantes. Hay hombres blancos gordos con remeras que no le tapan la panza y mucha barba. Hay hombres de 70 años que bailan como si tuvieran treinta. Hay familias con niños rubios y blanquísimos. Hay negras exuberantes con peinados de trenzas y calzas tapando colas gigantes. Hay cubanos, colombianos, venezolanos, brasileros, chinos, indios, y algún que otro norteamericano. Así comienzo a conocer Miami. La ciudad donde todo es ísimo. La ciudad donde una banda rockera toca bachata para latinos y chinos. Si, definitivamente eso es Miami. 

Are Indian Women Treated As Human Beings? Through The Eyes Of A South American Woman [Part II]

Indian women and their lives are a mystery to western woman. Here is a look at the life of Indian women through the lens of a South American woman.
The train to Varanasi goes at a speed of 50 k/ph until it stops. For one reason or another it always stops. I am standing next to the door of the coach and observe what is happening outside. Nobody smiles. Three women are frowning and talking. I guess their conversation must be similar to three women having a chat inside a supermarket on the corner of my house in Argentina. They may be gossiping about someone’s lost love, about a naughty son or a piece of news on TV.
There is an image that moves me to tears. A réplica of Pieta. She is a young woman. I can see this though she has her head covered with a brown piece of cloth. She sits on some stones in the street. Her wrinkles appear only on the forehead and the mouth, which is reddish and pouting. She is so beautiful that she could be envied by any magazine model, but she is very far away from that world.

She has a nose stud and plenty of braceletswhich sound like a rattle when she moves. Her dirty hands are holding each other in order to create a cradle for her baby, who is wrapped in a white cloth. She does not seem to have more than what I see at this very moment. She is exhausted. One could tell that the baby did not decide to come to this world. She stares at him, she caresses him, she feeds him. Later, after some years, this mother will paint the child´s eyes with black kohl to protect him from a world of demons and evil. The train starts again. We go away, but the Pieta stays there. I stare at it until they become a tiny dot in the distance.
Being a mother in India is almost compulsory, it is a natural event in every woman’s life, even in those who want to experience other things in life. There is a thirty-year-old woman travelling on the train to Varanasi who works in the Indian Navy. She was a mother at the age of twenty eight, a little later than the average Indian women. Nevertheless, she is really surprised when she asks about my age: thirty-five years old and no children. What do Indian women feel when they see most women from the other side of the world with no desire to be a mother?
One of the reasons why women are so worried for having children, especially sons, is that government does not guarantee any retirement wage, so that children must take care of their parents when these grow old. Having only daughters can be considered a curse. Some women are forced to have an abortion when they realize they will have a daughter instead of a son. These are called ‘selected abortions’. Though abortion has been legalized in India, abortions determined by genre are not legal, but very common. As a consequence, there is currently an imbalance in the male-female population.


Another humiliating and horrifying practice is called ‘bride burning’. Spouses that can not have a son, or who haven’t got a good dowry, are often killed – burned alive and then claim that it was a home accident. Some groups report that only one case out of 300 gets to justice. Many women do not die but remain deformed.
Women living in cosmopolitan cities such as Bombay, those who belong to higher castes, those with whiter skin, those who appear in Bollywood movies, have a more open view of the female role in society. They are usually professionals or university students, they wear bikini at Goa Beach and can choose their couples. These are the few women who can actually take a seat at Parliament, which is represented by only 10% of women. This is India as well.
So, why is it that still most women are manipulated and humiliated? Why is it that they can not take decisions at home? It called my attention to the fact that in my search for Couchsurfing contacts, I only encountered profiles of 30-40-year old males living alone.
Rajashree Khalap lives in Bombay. She is a beautiful 42-year-old woman, delicate and extremely smart. At first sight, I had the impression she is a very organized lady, with a busy week. She invites me to her flat and I accept delighted by the idea of peeping in an Indian woman’s life. She picks me up with her car, but she is not driving. She has a driver, which is a common practice both for comfort and for security, since it is not very safe to be a woman driving her car alone in the chaotic streets.
We enter her apartment. She prepares two cups of delicious tea and we sit to chat. She tells me there is a privileged sector in society with educated and independent women who have the same opportunities as men. She is part of this group. She travels, has a free life and can make a living with her profession, she can choose her spouse, get married and then get divorced without being judged. She has never had the desire to be a mother and she is not pushed by anybody to feel differently. Unfortunately, these women are still a minority in society.
Rajashree explains that less educated and conservative women are usually less economically stable and have limited chances in life. Women’s status also varies according to region and culture. In some states, women are absolutely restricted, especially those to the North of the country, such as Haryana or Uttar Pradesh. While in some more southern states, such as Kerala, societies may be less patriarchal, though they are never fully matriarchal.
Before we say goodbye, Rajashree gives me some hope. Things have been changing for Indian women. In 1925 Sarojini Naidu was the first women chosen as National Congress President , the second one was Nellie Sengupta in 1933. In 1966 Indira Gandhi appeared on the scene, and triggered great changes. She was the only daughter of Jawaharlal Nehru, Indian Prime Minister after Independence from Great Britain in 1947. She started her active political participation in the 30’s until she is assassinated in 1984. She was a strong leader, with a powerful character. She was strong enough so as to eliminate all the benefits of the Maharajas in order to start building a true Republic.
Today, there are doctors and ministers that are women, though they are still a minority and have to work with greater effort in order to achieve what a man can.
History will tell us how life will continue changing for Indian women.

Regina Candel Martinez (Author) 


viernes, 10 de junio de 2016

Do Indian Women Have Any Sexual Rights? Looking At This Through The Eyes Of A South American Woman [Part I]

http://www.womensweb.in/2016/06/sexual-rights-of-indian-women/

Esta es la primera publicación que tengo en inglés! Una revista web india hecha por mujeres indias para mujeres del mundo!

Do Indian Women Have Any Sexual Rights? Looking At This Through The Eyes Of A South American Woman [Part I]


The author, a South American, tried understanding the sexual rights of Indian women, as an outsider to the culture, on her trip around the subcontinent.
I peep through the lens of the camera, trying to get a little bit closer to what their eyes and their gestures want to express. These women fascinate me, they move me. I recreate in my mind imaginary dialogues on train platforms or in the market.
I am from a far away land called Argentina, in South America. I look up for a word that can summarize what we may have in common and I finally find it: love. We all love, all around the globe. I wonder what love means to them.

The cows have it better

Hundreds of men and women are blessing cows in the streets of Varanasi. These animals are taken great care of – they are gods. Nobody pushes them away from the chaotic streets. So I wonder, regardless culture or religion, how is it possible that cows are sacred and women mutilated?

Khajuraho – relegated to the past

A model in the Khajuraho TemplesWalking around the Khajuraho Temples I see a photographer, and a model dressed up in a yellow and pink sari. She is wearing plenty of bracelets and earrings. She shines. This group of  temples was the religious capital of The Chandelas, a Rajput dynasty in Central and North India.
They started as a small community and then expanded and finally occupied most areas in the State of Madhya Pradesh. They considered themselves as the sons of the Moon (the Goddess Chandra) connected to the fertility cults. They believed in the power of Tantrism and they practiced this doctrine.
Chandelas understood that sex was united to pleasure of divine origin, that it was also needed to procreate and that it lacked any kind of sin. The sexual act was given a spiritual meaning. All this was represented on the walls of the temples that now honor the book Kamasutra, which was written in 3rd Century by Vatsyayana.
Continued below...
Today, this prophetic book has been manipulated and represents mere sexual images, but in fact it is an interesting text which teaches about mental and sexual freedom at that time.
Kamasutra is the first and only text that is directed both to women and men without discrimination. It says that women should be an active part of the erotic and sensual act of love, they should be as satisfied by it as men.
The Chandela dynasty finished after some Muslim invasions. After this, India started to build a society full of taboos.

Sexual rights of Indian women

More than 80% of the population in India is Hindu. In their mythology there is Káma, similar to Cupid, the God of Love, who is married to Rati, the representation of sensual love. Once, Shiva was meditating, when Káma woke him up with his arrow so that he would fall in love with Parvati. Shiva got so furious that he attacked and killed Káma. So that sexual desire among humans disappeared. Shiva was then compassionate and decided to bring him back to life. This way, humans could continue reproducing.
I wonder whether these stories could have aroused some fear among women. Sensual desire punished even in their mythology. Even today, according to what I could see in India, not many Indian women can choose and know what love really means. How is it possible to love and get to know the essence of your partner if marriage is arranged?
In India divorce is legal, but it is still not totally accepted by society. There are only 1.1% of people getting divorced. Women end up having a life lasting bond with a person they do not know. Elizabeth Bumiller, author of May You Be The Mother Of A Hundred Sons explains that a woman told her she loved her husband because he was a provider of food and clothes; another confessed that she was hit by the husband if she didn’t love him.

Normal is being totally covered

Ashraf is the owner of a hostel in Jaisalmer. He tells me that it is not a good practice to kiss someone in public, smoke or drink alcohol. Walking alone at night can be considered an offense. Women are completely covered as men get excited when seeing the ankle of a lady or when shaking a woman’s hand. Normal is being totally covered. No shorts, no mini skirts, no sweat shirts. I found this unnatural at the beginning but after some days in India I started to find it common – what suits the place, what brings no problems for me.
According to Ashraf, old Indian society still holds the same rules and manipulates women so that they are not acquainted with their rights. “Some women are home most of the time, they lack education and it is still men who dominate their social life,”Ashraf tells me. According to statistics built by the World Bank, in the year 2013 only 24% of Indian women were part of the paid work force. Less than 1% went to primary and secondary school. A scary picture.
I feel there are plenty of things to discover about Indian women. They have become a mystery for me, like a treasure to uncover. I will continue in my search.
Image credit: Regina Candel Martinez