domingo, 26 de abril de 2015

Mas fotos de la muestra....Pensamientos sobre un tren en la India...



















Nene y Papa e hijo, Mujer con bebe, Mujer en estación 2
Mujer en estación 3, Mujer en estación 4

En algún lugar entre dos destinos
El tren va a una velocidad agradable hasta que para. Por algún motivo siempre para. Me acerco a la puerta de nuestro vagón. Afuera me encuentro con varias imágenes, todas con una carga de tristeza, dolor, mugre, pobreza, nadie sonríe. La India que no es tan increíble, la que no nos venden las revistas de viajes.

Un padre y su hijo tirados sobre unas piedras. El nene está inquieto. Tal vez tenga hambre. Se lo ve flaco, sus ropas están viejas y muy sucias, está descalzo. El padre permanece sentado, como esperando vaya a saber qué al costado de las vías del tren. Me provoca una tristeza tan grande. ¿Qué esperan? ¿No es acaso la metáfora perfecta de un pueblo a la deriva?

Una madre y su bebé de poquitos meses. Tirados también sobre las piedras. Esa mujer parece no tener más nada que lo que veo yo en ese momento. Está agotada. El bebé no eligió nacer. Ella lo arropa, lo mima,  lo acaricia, lo alimenta mientras puede darle de mamar. Le da todo lo que tiene: su amor de madre. Y ahí me pregunto: ¿es suficiente el amor? ¿Qué va a pasar cuando amamantar no sea una opción? Es tal la ternura con que esa madre mira a su hijo a los ojos que dudo de mi respuesta.


Tres mujeres hablan con caras de preocupación. Calculo que su conversación debe ser muy parecida a la que tres mujeres pueden tener en un supermercado de la esquina de mi casa. Tal vez hablan de algún amor perdido, de un hijo problemático, de la cacerola que va a tener que reemplazar, de un libro que leyó o de alguna noticia en los diarios. 

domingo, 19 de abril de 2015

Artículo sobre El Chaltén en El Litoral del 18/04/2015

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2015/04/18/nosotros/NOS-18.html?origen=newsletter

Chaltén, la capital del trekking
27_1_CHALTEN.JPG
Rodeado de montañas, El Chaltén es un pueblo tranquilo, prolijo y con mucho respeto por los espacios públicos.
En un viaje de 35 días por Patagonia, viene bien hacer una parada un poco más larga a mitad de camino. La tierra, el ripio, el viento y las rutas que parecen eternas llegan a cansar hasta al viajero más aventurero. Para esa pausa, la autora eligió El Chaltén.
TEXTO. REGINA CANDEL MARTÍNEZ. FOTOS. REGINA C. MARTÍNEZ Y ARCHIVO.
Fueron días intensos desde que salimos de Gobernador Gregores. Después de dejar el Parador La Leona atrás encaramos para El Chaltén, al encuentro con Caro y su familia y a la espera de Felipe, un amigo que llegaba ese día desde Rio de Janeiro.
Caro es una de esas mujeres que se animó a un cambio radical en su vida, esas personas a las cuales admiro por su valentía y espíritu de movimiento. De vivir en Capital Federal se fue una temporada a conocer y trabajar en El Chaltén, y la encantó de tal manera que nunca más se pudo ir. Conoció a Jorge con quien hoy tiene tres hijos hermosos: Juana, Pedro y la pequeña Olivia, que me conquistó con su sonrisa simpática.
En El Chaltén son todos inmigrantes de otras partes del país o de otros países latinoamericanos. Porteños, misioneros, jujeños, colombianos, paraguayos y etceteras han conformado lo que hoy es la capital del trekking. Todos van en busca de una vida más tranquila y en contacto con la naturaleza (ya que el pueblo está dentro del Parque Nacional Los Glaciares ) o de un mejor pasar económico, ya que los sueldos en general son bastante más altos de lo que estamos acostumbrados en el centro y el norte del país. O simplemente van en busca de un cambio y la montaña los atrapa.
Es un pueblo que nació hace poco y está en pleno crecimiento. Hoy son 800 habitantes, 550 personas más de cuando lo visité en el año 2003, muchas más casas y muchas en construcción. Muchos más comercios y hoteles preparados para recibir centenares de viajeros con perfil de mochila.
Todos los viajeros parecen figuritas repetidas, vestidos con Montagne o North Face, mochila al hombro, palitos de trekking, calzado adecuado. Recorren varios kilómetros por día de los senderos que ofrecen en la oficina de Guardaparques. Otros van con expectativas mucho más altas. Montañistas amateurs o profesionales que pagan miles de pesos/dólares a un guía para tener la experiencia de sus vidas enfrentando cerros, glaciares, viento, nieve y sus propios medios. Nos cuentan que una expedición de entre 6 y 20 días, dependiendo del clima, puede costar 5000 dólares. La mayoría sale bien y todos vuelven a casa contentos. Otras veces hay que llorar a los que desaparecen. A veces me sorprende hasta dónde el ser humano se exige más allá de los límites normales. No entiendo la pasión de los montañistas que son capaces de entregar sus vidas por enfrentar el cerro Torre, uno de los más difíciles del mundo, para tocar la cima, no tanto por su altura sino por la pared recta a la cual el hombre debe colgarse para lograr su objetivo. Un paso en falso y listo, ya no pueden contar más historias. Las pasiones superan definitivamente cualquier razonamiento.
Caro y Jorge nos prestaron una casilla al fondo de su casa. Nos instalamos y dormimos muy bien después de un día de encuentros. A la mañana siguiente fue hermoso levantarse y descubrir las montañas nevadas atrás de la casilla. Armamos una mesa y sillitas, y desayunamos afuera para planificar los días que teníamos por delante.
EL CLIMA TIENE LA ÚLTIMA PALABRA
El clima es tema común en las preocupaciones de la gente en El Chaltén. Todo depende de si va a llover o no, si el viento va a dejar caminar o es mejor quedarse adentro ya que, si sopla demasiado fuerte puede hasta ser peligroso. Es muy cambiante. No es un clima que quisiera tener, pero uno se acostumbra a todo. Nos cuentan que algunos chaqueños vuelven a su casa en el norte y se quieren volver rápidamente a los cambios climáticos patagónicos. Prefieren eso al calor y los mosquitos. Yo me quedo con lo último. No me imagino levantarme a las 6 de la mañana en pleno invierno con horas de noche por delante y tener que salir de mi casa a la nieve para ir a trabajar. Caro, por el contrario, dice disfrutar de salir temprano y ser la primera que deja marcas de las ruedas en la nieve. Cada ser humano va buscando y encontrando su camino; ninguno es definitivo, lo importante es cada tanto mirar donde uno está parado y preguntarse si en ese preciso momento está feliz o si cambiaría algo. ¿Cuál es nuestro lugar en el mundo? Búsqueda eterna.
La última noche hicimos un asado patagónico con cordero y nos despedimos a puro baile y risas con los hijos de Caro. Fueron días de mucha compañía, de brindis y niños jugando alrededor, de caminatas largas con buena charla y de vistas panorámicas como nunca vi en mi vida.
No viviría en El Chaltén, principalmente por el clima cambiante y la presencia del viento casi constante. Todo es lejos. Al punto que es un pueblo donde nadie nace y nadie muere. A los hijos hay ir a tenerlos a Rio Gallegos, a casi 500 km del pueblo. Y los muertos son enterrados en Calafate, a 240 km. El acceso a internet es casi nulo: solo en una hostería tienen una conexión fluida por pagar servicio satelital. No hay horizonte: el pueblo está rodeado de montañas. Pero no se puede negar que tiene su encanto, ese que se logra por vivir dentro de un Parque Nacional. Hay prolijidad, limpieza y respeto por los lugares públicos, hay conciencia ecológica y una tranquilidad difícil de encontrar en otras partes del país.
Nos despedimos con alegría de la familia de Caro y de la casilla-refugio frente a montañas que pasaron a ser nuestras al menos por un rato.
27_2_CERRO_TORRE_EF_67378.JPG
El cerro Torre, uno de los más difíciles del mundo por la pared recta que hay que sortear antes de llegar a la cima.
27_3_LAGO_DEL_DESIERTO_EF_53830.JPG
Vista del lago del Desierto, ubicado a 30 km. de el Chaltén, en inmediaciones de la frontera con Chile.

jueves, 16 de abril de 2015

Nuevas fotos de la Muestra ¨Miradas de la India¨...



Modelo
(Kajuraho)

Ella está preciosa, decorada desde la cabeza a los pies. El marco que la rodea es perfecto. Los templos del Kamasutra, libro profético, tan manipulado y convertido en meras imágenes de posiciones extrañas. Tanto tiene para enseñarnos ese libro que habla de libertad mental y sensorial. Hoy tan lejos de nuestra realidad social. Con sus gestos ante la cámara, esta bailarina me lleva por un segundo a otros tiempos, cuando cuerpo no rimaba con culpa. 




Estatua
(Kajuraho)
Antes de partir hacia India leí mucho, tanto novelas como ensayos que me ayudaran a comprender al menos un poco la maraña de conceptos que este super mega país abarca. Entre la lectura obligatoria se encuentra el famoso Kamasutra, como si fueran los 10 mandamientos del sexo. No es tan así. El Kamasutra no es sólo imágenes de posiciones graciosas. Es un libro interesantísimo donde describe en detalle la vida en pareja y en familia que los Indios tuvieron varios siglos atrás. Tan atrás quedó esa idea del sexo y la intimidad que hoy sólo se siente, se ve, en los templos de Khajuraho.
Ella estaba posando para mi cámara. La más sensual de todas. Curvas perfectas y placer en su mirada. No pude dejar de admirarla y fotografiarla. Una de las pocas representaciones de una época admirada por su falta de tabúes. Imagino por un momento a quien le tocó moldearla. Imagino que debe haber disfrutado ver su preciosa obra adornando su templo sagrado. El templo del sexo y la libertad.




viernes, 10 de abril de 2015

Otra entrega de la Muestra Fotográfica ¨Miradas de la India¨


Mujer en Taj Mahal
(Agra)

Dando vueltas por la blancura del Taj Mahal me encuentro con esta imagen. Ella es visitante como yo, pasea con los zapatitos de plástico que entregan en la entrada para no ensuciar los pisos de mármol puro del mausoleo. Hay algo en ella que me atrapa, no puedo dejar de sacarle una foto. Me imagino de pronto un templo de la época dorada de India con cientos de mujeres vestidas de colores, con llamativas joyas decorando sus cuerpos, bailando sensuales ante sus hombres, seduciéndolos con ojos oscuros y bocas rojo carmesí. Vuelvo a la realidad, su esposo se acerca. Hablan pero sin ningún contacto físico entre ellos ya que es mal visto. Tan alejada está la realidad de la imagen utópica que tenemos de la India antigua.

jueves, 9 de abril de 2015

La muestra fotográfica ¨Miradas del india¨ poquito a poco...

Muchas personas no pudieron asistir a la muestra de fotos de India y se quedaron con ganas de ver los rostros, los colores, las texturas y las letras inspiradas por la inmensa India. Para esas personas va esta entrada, y para aquellas que se dejaron llevar sólo por las imágenes y tal vez se perdieron el gusto de la lectura....poco a poco iré compartiendo las fotos y los textos expuestos....

Espero las disfruten!!!


Camello con hombre
(Desierto de Rajhastan)
A veces detesto viajar. Esas veces en que la situación de desigualdad social se hace tan evidente que las visitas pasamos a estar arriba. Es tan compleja la situación que hasta me cuesta escribir sobre ello. Países donde la necesidad de la gente es enorme, donde el viajero pasa a representar un signo de billete para el que recibe. Todo se vende y todo se compra. La India recibe turismo desde el Siglo XIX. Europeos con ansias de conocer algo exótico, de sobrepasar los límites, tal vez sus propios límites. Llegaban los blancos con sus baúles repletos de objetos materiales que jamás tenían pensado cargar. Para eso estaban los ¨locales¨. Se organizaban salidas de varios días, siempre una gran aventura para los que eran cargados, siempre un sufrimiento para los que cargaban. Hoy sigue siendo lo mismo. Un niño de 12 años paseándome en camello, cansado, cabeza abajo, durmiendo en el desierto para prepararme la cena y el desayuno, cargando las carpas en donde voy a dormir. No se puede escapar de esa dinámica horrenda. Todos aceptamos nuestros roles. Algunos nos sentimos muy incómodos.





Hombre guía
(Desierto de Rajhastan)

Prejuicios aterradores. El se acerca al grupo con su túnica blanca percudida por la arena y el viento y su turbante naranja. Sus bigotes denotan sabiduría. Da aspecto de seriedad absoluta. Él guía a uno de los camellos al lado mío. Pasa media hora y el hombre sigue en silencio, caminando, mirando al horizonte. Me pregunto qué pensamientos filosóficos y ancestrales se cruzan por su mente. ¡De pronto me habla en un inglés casi texano! Continuamos intercambiando opiniones de mi país y del suyo, de su actividad, del desierto.  Los de esta parte del mundo aún nos dejamos llevar por la impresión de la superficie, del afuera y nos seguimos olvidando que al fin de cuentas somos todos hombres y mujeres tratando de vivir lo mejor posible. Así de sencillo.

viernes, 3 de abril de 2015

Inauguración Muestra ¨Miradas de la India¨



Ayer a la noche, fue finalmente la inauguración de la muestra ¨Miradas de la India¨. Nunca uno está del todo feliz con los resultados de sus textos o de sus fotos....siempre se quiere más calidad, mejores texturas y lograr mejores descripciones. Paso a paso vamos mejorando y como buena viajera les digo que lo importante es disfrutar el camino. Ayer fue un paso importante. Es la primera vez que hago una exposición y hayan o no gustado las fotos, creo que el objetivo fue altamente logrado. Unir a mi gente, compartir un momento con ellos. La muestra fue una gran excusa para una reunión que hacía mucho no se daba. Lastima que, como siempre para los viajeros y los movedizos, faltan algunas personas que estén presentes en carne y hueso....pero están igual, se los aseguro,con un llamado, un mensaje, una carita feliz...

Les dejo algunas fotos para que entiendan de lo que hablo...