domingo, 25 de mayo de 2014

Un celular Claro, un mundial y un 25 de mayo...

Hoy es 25 de mayo. Día de la Patria. Los chicos en las escuelas siguen haciendo ¨el  acto¨ al cual asisten los padres, directivos, hermanos, tíos para ver a la nena vestida de chinita o al nene de soldado de papel. ¿Pero alguien se pone a pensar qué hicimos en estos 204 años de patria?

Ayer a la noche salgo con mi esposo de cenar de la casa de unos amigos. Comimos algo parecido al locro para no faltar a la tradición y con espíritu de ¨ mejor argentino¨ nos acercamos al auto estacionado en la puerta. Aclaro que mis amigos viven en un barrio de quintas, calles alejadas de arena.  Encontramos las puertas del auto abiertas, palanqueadas.  Nos quitaron el estéreo y el celular de mi esposo que había quedado olvidado allí. Como buen argentino, agradecimos que los ladrones no habían sido agresivos y no habían roto nada. ¡Qué suerte que tuvimos! Esas son las cosas de las cuales los argentinos debemos estar agradecidos.

Luego vino el real drama. No importan ni el estéreo ni el aparato del celular, una pena pero se reponen. Pero ¿Qué información tenía ese celular? Allí aparece el verdadero miedo. ¿Y si en algún lado aparece nuestra dirección, o alguna fecha importante o algún movimiento de dinero? ¿Alguna clave? ¿Y las fotos? Hay un desconocido mirando nuestras fotos y eso me altera mucho y los nervios crecen y las preguntas aumentan y no hay nada certero en realidad. Sólo hay que esperar o bien a que no pase nada o a que una de estas noches nos hagan una entradera para robarnos el televisor que aparece atrás de nuestra perra América en una de las fotos del celular.

Entonces me pregunto: ¿Es normal vivir así? ¿Es esta la gran patria argentina que construimos?

Hoy, 25 de mayo, me levanto de una noche de insomnio e ingreso a la página de Claro para ayudar a mi esposo con la búsqueda de un aparato nuevo, en cuotas y barato. En la búsqueda me encuentro con esta propaganda (no dejen de verla para seguir leyendo):


Al principio pensé que era un texto irónico, como una cargada. Pero no. Era real. Claro me decía que yo, argentina pura, soy mejor persona cada 4 años gracias al fútbol. Algo más tenía que haber, no podía ser ese el mensaje, así que la volví a ver.

Me quedaron grabadas algunas frases como que ¨la ciudad se llena de celeste y blanco¨ y es verdad. Lo vengo viendo desde hace unas semanas. De golpe hasta los empleados de Mc Donalds cuelgan banderas argentinas.

¨Desaparecen las diferencias. Ahora somos todos amigos¨. El gran problema de la Argentina, la brecha social enorme que existe, la inseguridad e inestabilidad social….todo se puede resolver con el fútbol.  ¿Cómo es que nadie se dio cuenta hasta ahora?

Termina la propaganda diciendo: ¨A lo mejor los argentinos somos eso que nos pasa cada 4 años¨.  Yo digo: Ojalá ser ARGENTINO sea ser todo eso todo el tiempo y no cada tanto. Ojalá no tengamos que agradecerle a un ladrón por no ser violento. Ojalá no tengamos que vivir con esta sensación de miedo e inestabilidad constantes. ¿Nos tenemos que contentar con ser buenos argentinos una vez cada 4 años?  Qué triste si tiene que ser así.


Hoy es 25 de mayo. Día de la Patria. Que tengan un buen día.

martes, 13 de mayo de 2014

Un poco sobre Malta...un poco sobre UP English Malta...


En Malta, Nacho y su novia, Lidia, me contaron de su proyecto, con el cual ya arrancaron y les está yendo bien...hicieron una agencia que se llama Up English Malta que trabaja como contacto entre las escuelas de Inglés en la Isla y los alumnos que quieran estudiar allí. Lo que sigue es el artículo que estoy terminando de escribir para mandar a El Litoral de Santa Fe contando un poco sobre el aprendizaje de Inglés en Malta, que para mí fue todo un descubrimiento.

Disfruten y compartan! Y el que esté proyectando hacer cursos de inglés...no se olviden de Malta! Me avisan y los contacto con mi hermano!

Estudiar Inglés en Malta, una nueva tendencia para españoles y Latinoamericanos.

Hace un año atrás mi hermano estaba viviendo en Dublín. Un día nos avisó que se mudaba a Malta. ¿Adónde? ¿Dónde queda eso? ¿Una isla? ¿Y qué vas a hacer en una isla? Lo colmé de preguntas producto de la ignorancia total, ya que era la primera vez que esta isla aparecía en la lista de mis intereses.  Es una isla al sur de Italia, pero no es parte de Italia como todos pensamos; sino que es un país independiente conformado por tres islas: Malta, Gozo y Comino. Tiene una población de 419.000 personas conviviendo en 37 km2, lo que significa la mayor densidad de población de toda Europa. Su clima es divino durante los 12 meses del año, un poco de viento de mar durante el invierno pero siempre acompañado con cielos celestes. En el verano hay piletas naturales (talladas en las piedras en la costa) alrededor de toda la isla ya que no hay olas y todo es calma.

La isla está dividida en ciudades y cada ciudad tiene su idiosincracia, algunas son más turísticas, otras más históricas, otras más tranquilas para la gente mayor, hay pueblitos de pescadores y centros comerciales gigantes. No hay nada que no se pueda encontrar en este pequeño territorio y todo tiene un encanto particular. Este año decidí ir a visitar a mi hermano. Hacia allí fui a conocer un poco el nuevo mundo en el que se estaba moviendo.

Malta tiene dos lenguas oficiales: el maltés y el inglés. Con mi formación como Profesora de Inglés no me asustaba tener problemas para comunicarme en la isla. Mi hermano hace un año vive allí y no tuvo hasta ahora la necesidad de aprender Maltés. Casi nadie lo aprende por las dificultades que presenta: es una mezcla de árabe con lenguas latinas y con influencias de lenguas anglosajonas por haber sido colonia Británica. En Wikipedia indica que algunos lingüistas encuentran el Maltés como inclasificable. La educación en las escuelas es bilingüe y obligatoria desde los 5 hasta los 12 años, por lo tanto no hay maltés que no hable Inglés.


Por este motivo  muchas escuelas e institutos de Inglés se comenzaron a asentar en la isla, hoy día son 51 que en un territorio bastante reducido compiten por ofrecer los mejores servicios educativos para ganar más cantidad de alumnos año a año. Como Profesora de Inglés y curiosa por conocer los recursos con los que están enseñando me acerqué a varias escuelas y realmente quedé sorprendida. La mayoría de las escuelas ofrecen cursos de un máximo de 12 alumnos para que el docente tenga un trato personalizado con el alumno. La mayoría de las cursadas son de 20 horas semanales, pero el alumno puede optar por un curso intensivo de 30 horas semanales. Muchas escuelas cuentan con equipamiento de computadoras y pantallas inteligentes que permite al docente usar todos los recursos necesarios para la mayor motivación y participación de los alumnos. Esto sumado a la experiencia constante de tener que interactuar en inglés por estar inmerso en un contexto de inglés como lengua nativa.  Todas las escuelas ofrecen actividades extras para todos los días de la semana: visitar la antigua ciudad de Mdina, visitar alguna playa y pasar el día allí, viajar a Gozo en ferry y conocer sus rincones, caminatas, salidas nocturnas, etc. Esto no sólo ayuda a los estudiantes a conocer el lugar donde están viviendo y los motiva a usar el inglés en contextos diferentes,  sino que también crea un ambiente de compañerismo de donde pueden surgir grandes amistades.

Los objetivos de los cursos pueden ser amplios, desde hacer hincapié en el inglés como medio de comunicación y unión social para viajes, hasta usarlo como herramienta laboral con cursos más específicos de ¨business¨ (negocios) o preparación de exámenes internacionales. También se ofrece cursar el año académico completo con la opción de convalidar con algún deporte.  Me llamó la atención ver alumnos de todas las edades, desde niños hasta personas de más de 50 años y lo más interesante fue ver a familias enteras mudándose a Malta por 6 meses a estudiar inglés y disfrutar de paso de unas vacaciones largas. Un día saliendo del hotel donde yo estaba parando había una nena de 5 años venezolana con su mamá, con quien me puse a hablar. Ella estaba con su marido buscando alquilar un pequeño departamento, ya que se habían ido a la isla a estudiar inglés. Su opción fue alquilar por su cuenta ya que conocían gente en la isla, pero las escuelas ofrecen siempre algún alojamiento, que puede ser parar en casa de familia, residencia  o compartir un piso con otros estudiantes.


Lo más llamativo fueron los precios. Comparando con los costos en Inglaterra e Irlanda, en Malta todo es más económico. No sólo los cursos en sí, sino la vida en general. Un ejemplo básico es que si te querés sentar a tomar una pinta (un vaso de medio litro de cerveza) te cuesta 6 euros en Londres y 3 euros en Malta…y así todo.

Hay una agencia que me resultó muy seria que ayuda a los alumnos a buscar una escuela y guiarlos en el papeleo (visados y otros en caso de precisarlo). Se llama UP ENGLISH MALTA (www.upenglishmalta.com ; info@upenglishmalta.com ; www.facebook.com/upmalta). Ellos brindan toda la información necesaria para comenzar el curso según las necesidades del alumno,  recomiendan las escuelas que coincidan con el perfil del estudiante y consiguen descuentos muy interesantes tanto en los cursos como en el alojamiento. Y la mejor noticia es que el servicio que dan es gratuito: el alumno no paga nada extra por contactar y pedir la asistencia necesaria de esta agencia.

¿Has estado pensando en estudiar idiomas en Malta? Ponte en contacto con nosotros, porque tu experiencia en Malta, ¡comienza aquí! www.upenglishmalta.com info@upenglishmalta.com www.facebook.com/upmalta


lunes, 5 de mayo de 2014

Sigue el día en Varanasi.

¿Y el río Ganges dónde está? ¿ Hacia dónde queda el río?  ¿Ganga? Estas son las preguntas que fuimos haciendo a las personas que se nos cruzaban en las callecitas para poder encontrar el río en un mundo que te desorienta. Finalmente la inmensidad del río se mostró...hacia un lado y otro se veían filas de Ghats. Esta palabra define simplemente a las escaleras que bajan hasta el río, pero cada uno de estos espacios tiene una significación particular para los hinduistas. En algunos se hacen cremaciones, en otros la gente se va a higienizar. Y por momentos se ve a las personas ingresando los cuerpos ya envueltos en unas sábanas blancas para lavarlos en aguas sagradas y una persona lavándose los dientes a 50 metros. También se ven búfalos acalorados metidos en el río sin moverse por horas, toros gigantes bellísimos que son tocados por los peregrinos como animales sagrados, encantadores de serpientes, mujeres lavando ropa, hombres que te quieren dar la mano y luego te dicen que les tenés que dar dinero ya que tocarlos a ellos es sagrado, y así sigue la lista.

Llegar al Ghat de las cremaciones es bastante impresionante. El río es un espacio sagrado. Aquí la gente viene a meditar, observar, limpiarse y volver a empezar. Los hinduistas creen que tomando un sorbo del agua de Ganges se limpian sus pecados y que al morir el cuerpo debe ser lavado para deshacerse de los errores cometidos en la vida y así pasar a la nueva vida limpios. Como en el catolicismo, las religiones siempre encuentran una manera para que el creyente se sienta renovado después de cometer pecado. Podés haber sido un golpeador, farsante, violador, asesino,pero si lo confesas y rezas unos ¨Padre Nuestro¨o te tomás un vaso de agua estás salvado, no te vas al infierno ni vas a reencarnar en un ser inferior.Viéndolo desde afuera, diganme si no parece una cosa de locos. Todo está siempre justificado por la fe, si uno tiene fe en la religión que haya elegido, entonces todo se puede explicar. Ir a confesarse  a un cura y tomar un sorbo de agua de un río tienen las mismas connotaciones.

Las maderas que se usan para cremar los cuerpos se acumulan al lado del ghat y depende del dinero que la familia puede pagar el tipo de madera que le dan, siendo el sándalo la madera más cara. Hay un sector para que los familiares se paren mientras creman a sus familiares. En general las cremaciones son comunitarias. Cada cuerpo se pone sobre una pila de madera luego de ser lavado en el río. Lo comienzan a prender fuego. Son 4 o 5 cuerpos siendo cremados al mismo tiempo al aire libre, por lo que el calor y los olores son intensos. Está obviamente prohibido  sacar fotos por respeto a la familia y a la creencia en sí. Los restos de los cuerpos que no llegan a quemarse son arrojados al río para que peces, perros  y cuervos terminen de hacer el trabajo que los gusanos hacen bajo tierra en nuestros cementerios, la única diferencia es que en India todo se hace al aire libre. (Encontré esta página en internet con fotos que dan una mirada que no ví en otro lado. No verlas si son impresionables. http://tejiendoelmundo.wordpress.com/2011/08/09/varanasi-muerte-sagrada-en-el-ganges/)

Lo que sí me gustó es el concepto de muerte que tienen los hinduistas. Al creer en la reencarnación, la muerte no es algo tan dramático como lo es para nosotros, los católicos o cristianos. No hay gente llorando en las cremaciones,sólo se observa,se despide al muerto hasta el próximo encuentro. Me gusta poder pensar y jugar un poco con la idea de que en realidad la vida no se termina con la decrepitud del cuerpo, que de alguna manera seguimos dando vueltas por ahí.

En la India llama la atención la variedad de religiones que conviven, cada una con sus creencias y tradiciones. Musulmanes, Hinduistas, Católicos, Budistas, Jainistas, Sihjs, Zoroastristas, Judíos viven en las mismas ciudades compartiendo territorio para poder poner sus templos. Lo más extraño de todo es que el Estado es considerado laico, pero no creo que haya población que esté más moldeada por las religiones como en la India. Ghandi era por un lado el mayor representante de la construcción del Estado Indio como democracia y república, pero por otro lado era un hinduista extremo y su vida era un ejemplo de cómo el pueblo debía actuar en su vida diaria. Llegó a hacer pública su decisión de comenzar una vida de celibato después de muchos años de matrimonio. Por otro lado, estaba en total contra de que existan los ¨intocables¨ , aquellas personas de las castas más bajas que el resto evitaba hasta tocar porque los bajaba a su casta inferior, lo más bajo de lo más bajo de la raza humana según el hinduismo.(aún existe esta casta de los
¨intocables¨a pesar de las luchas).

El Budismo surge como contra al sistema de castas que mantenía el hinduismo. En el momento de su creación fue la religión más populosa, hoy sólo el 1% de la población practica el budismo. Tuvo más impacto y permanencia en algunos países del Sudeste Asiático, principalmente en Tailandia y Camboya. Los Jainistas tienen un concepto de vida similar al budismo (las dos surgen al mismo tiempo, Mahavira Y Gautama son contemporáneos) pero agregan reglas muy extremas en el tipo de alimentación que se debe tener y hasta llegan a usar pañuelos en la boca cuando caminan por la calle por miedo a matar a algún insecto que entre en su boca por accidente.

 Los Musulmanes representan el 13% de la población, que parece poco, pero considerando que los Indios son 1300 millones, la población musulmana acá es más grande en número que la de Pakistán (con quienes aún están en conflicto).

En Goa (más adelante en el viaje) tuvimos contacto con católicos. Los portugueses que se instalaron en este Estado durante 400 años llegaron a construir muchas y enormes iglesias. La población fue empapada por las creencias en santos y vírgenes, y esas son las figuras que hoy día se veneran en esta parte de la India.

Después de estar en gran parte de Latinoamérica y Europa, Marruecos, China, Tailandia, Camboya, Vietnam e India; después de entrar a templos, iglesias y mezquitas, después de ver en los frentes de las casas dibujos de Ganesh, Shiva, Buda y la Virgen María, y estatuas de Tao, el mono Hanuma, San Francisco de Asís, después de hablar con personas de creencias diferentes, llego a la conclusión de que uno cree en lo que le ponen enfrente. Si los Portugueses nunca hubieran llegado a Goa, los conductores tendrían la figura de  Shiva colgando del espejo del tuc tuc, o si los españoles nunca hubieran llegado a América, la Pacha Mama ocuparía todas las tradiciones. El ser humano precisa creer en algo y se agarra de lo que tiene a mano. En el fondo todos creen en lo mismo pero con nombres diferentes. La India, en vez de acercarme a una espiritualidad más profunda o de hacerme entender las religiones como tal, a mí me hizo el efecto contrario. Volví aún más escéptica de lo que era, entendiendo cada vez menos lo ilógico de las luchas, batallas y muertes provocadas por la lucha entre religiones.

 El día en Varanasi terminó en la terraza de nuestro hotel con un té, escuchando el sonido eterno de la ciudad y cuidando que ningún mono nos venga a robar las galletitas.




domingo, 4 de mayo de 2014

Un día en Varanasi.

La mañana en Varanasi salimos del hotel con dos objetivos: ir al templo de Shiva o Templo Dorado y encontrarnos con Paula y el Tano, con quienes habíamos estado en el Parque Nacional. Ellos habían salido de Umaria el día anterior en un tren unas horas anterior al nuestro y habíamos quedado en encontrarnos en Varanasi de alguna manera. Las casualidades no son tan poco comunes en India, la gente de alguna manera se cruza en el camino. 

El templo Dorado no es fácil de encontrar yendo caminando. Está dentro de la ciudad vieja y hay que meterse en unas callecitas diminutas y laberínticas para llegar a otra calle y que te digan que por esa entrada sólo van los peregrinos. Terminamos en una calle con una cola enorme de gente tratando de entrar al templo, pero en realidad nunca lo vimos ni siquiera desde afuera. Lo bueno fue doblar en una esquina y verlos a Paula y al Tano un poco perdidos y desorientados también, como nosotras. Y cansados. Todos estábamos cansados a esa altura del viaje.

Creo que India se lo puede visitar de dos maneras. En 20 días, sólo para tener un mínimo pantallazo pero pudiendo ver varios lugares. De esta manera el cansancio no es tanto…te lleva tres o cuatro días comprender y adaptarse a cómo funcionan las cosas allí, la actitud de la gente, la comida, etc. La otra opción es quedarse mínimo 6 meses, estando en pocos lugares y realmente empapándote de la cultura India, tan diferente y por momentos incomprensible por nosotros.

Varanasi no es la ciudad de la India para llegar cansados. Buscando en mi memoria veo muchísimas imágenes de esos dos días y se transforman en una cascada de palabras: hombres y mujeres a millones, vacas y toros en medio de la calle, tuc tuc esquivando a las vacas, rickshaws llevados por hombres diminutos, bocinazos de autos enormes tratando de pasar por arriba todo lo mencionado previamente, restos de verduras tirados por todos lados, esquinas transformadas en basureros, perros y cachorros sarnosos acercándose para robar una caricia, carteles de propagandas ofreciendo felicidad, infinidad de cables decorando las alturas, olor a pis en alguna esquina más oscura, miradas de hombres y algún comentario desubicado y filas de personas en peregrinación hacia algún lado.

Con Paula y el Tano recorrimos la ciudad antigua, parando en los negocios a descubrir cosas impensadas. En un puesto de especies y aromas nos ofrecieron  unos confites con formas raras...nada de eso! Eran todas semillas naturales que al tragarlas funcionaban como refrescante de la boca...era como estar comiendo una pastilla Halls, pero todo natural! En otro puesto Paula compró yoghurt hecho de manera artesanal y frente a nuestros ojos...dice ella que estaba delicioso. Lamentablemente a mí me faltó tiempo en India para acostumbrar mi estómago a la comida de la calle. Fueron tantas las indicaciones de no comer en la calle, que preferí no incursionar y luego arrepentirme. Me hubiera gustado probar varias de las cosas, pero me contuve. En una delas callecitas vimos a mucha gente parada al lado de un puesto.Nos acercamos y un hombre cocinaba unos crepes con verduras que parecían deliciosos!! Lamento en parte no haber podido disfrutar del todo de una de las cosas más maravillosas de la India, su comida. (Ya hablaré en otra entrada sobre lo que sí pudimos probar que fue espectacular!)

La ciudad vieja es un laberinto de cuento de hadas, todo fluye de manera extraña. Un hombre nos persiguió para que le compráramos polvos de colores, otro para que lleváramos estatuas de Ganesh, otros nos miraban con indiferencia desde su puesto, sólo observaban y esperaban...como si la vida se les fuera de las manos y ellos están ahí, sentados, aburridos.

En un momento estábamos caminando y un carro con una docena de hormas de queso me encerró, atrás mío también tenía otro carro. Los hombres que los llevaban parecían no entender la imposibilidad física de que los dos siguieran su camino al mismo tiempo en una calle que sólo daba para uno y con una mujer parada en el medio de los dos... querían pasar al mismo tiempo. No me extraña que las leyendas de medinas hayan tenido que inventar la alfombra mágica. En ese momento era la única manera de salir de ahí. Sus caras, sus actitudes me hicieron sentir que las vidas de esos hombres dependían de mover esos quesos, de llevarlos a destino para cobrar las rupias que les permitirían pasar el día o la semana.

Seguimos camino y decidimos sentarnos en algún lugar para tomar algo. En la guía Lonely Planet recomendaban ir a la Brown Bread Backery, nos daba una dirección. La buscamos por un largo rato, perdiéndonos y preguntando a los negocios. La guía nos hacía una aclaración: OJO con no meterse en un local a metros del original que tiene el mismo nombre, el original tiene 4 pisos y una terraza. Y así fue,primero encontramos la copia, entramos y el olor a encierro y humedad y la falta de los cuatro pisos nos hizo salir de allí. A 50 metros estaba la puerta del lugar original. Y nos preguntamos: ¿Cómo puede ser que se permita una truchada como esa y no se haga nada? Las reglas de cada lugar son diferentes, me imagino lo difícil que debe ser tanto para un europeo poner un local en la india como para un indio poner un local acá mismo, en Argentina, con imposiciones legales inexistentes en su lugar. 

La terraza estaba repleta de extranjeros, ya que es un típico lugar cool para los viajeros que van a un lugar totalmente diferente a buscar lo que pueden encontrar en la esquina de su casa...pero bueno, para ser sincera, a esa altura del viaje, vino bien un jugo de naranja en un lugar donde ningún hombre nos estuviera mirando como bicho raro.

Mañana les cuento cómo siguió el día...como ven los días en la India pueden ser muy intensos!






viernes, 2 de mayo de 2014

Llegada a Varanasi, la ciudad más sagrada de la India...

Añadir leyenda
Después de estar en Varanasi se comienzan a confundir los significados reales de las palabras. Varanasi es una de las siete ciudades sagradas de la India, por allí pasa el río Ganges, uno de los siete ríos sagrados de la India. Después de sólo dos días en esta ciudad uno comienza a preguntarse cuál es el significado de ¨sagrado¨ para los Indios. Sé que en sólo dos días no se puede descubrir demasiado como para contestar una preguntar tan gigante, pero tal vez comprendan mis dudas después de contarles la experiencia por esta ciudad.

Llegada de noche, reflexiones sobre ser mujer en la India...

Mujeres comprando pulseras
La llegada ya fue complicada,siendo que teníamos que estar a las ocho de la tarde y por un atraso de siete horas del tren terminamos arribando a las 2 y media de la mañana. En el tren pedí a una chica que viajaba con su novio si me podía prestar su celular para poder llamar al hotel y avisar que por favor nos esperaran con un tuc-tuc o taxi teniendo en cuenta la hora que llegábamos. El novio muy amable no sólo llamó al hotel sino que habló él mismo en hindi explicando la situación. Cuando llegamos nos sentimos un poco perdidas y abrumadas. Sabíamos que Varanasi no era una ciudad fácil, menos para dos mujeres solas  y a esa hora de la madrugada. Había una mujer japonesa viajando sola en el tren, a quien ofrecimos ayuda y compañia al momento de bajar en la estación. En medio de un grupo de hombres que nos prometían tuc-tuc y acompañarnos hasta la salida de la estación, que estaba difícil de encontrar, apareció un muchacho con un papelito diminuto y arrugado que tenía escrito: Regina Candel Hotel Bhudda. Me dieron ganas de abrazarlo, pero me contuve conociendo las reglas indias de no contacto entre hombres y mujeres a no ser que estén casados. Era nuestro chofer que nos había esperado cuatro horas en la estación para llevarnos sanas y salvas hasta el hotel.

¿Qué edades tendrán?





Nunca en mi vida había tenido un chofer esperándome en una estación, pero en India hay cosas que deben cambiar. Estos son los cuidados y precauciones que hay que tener en India, lamentablemente hay casos de abusos y violaciones a mujeres y sin entrar en pánico con Gaby habíamos decidido que mejor prevenir pasar por alguna situación incómoda. De los Chandelas y las maravillosas construcciones de los templos de Khajuraho y la liberación sexual del Kama Sutra, India pasó a tener una cultura de tabúes, mujeres tapadas y hombres que se excitan por ver el tobillo de una mujer o darle la mano cual saludo de despedida. Cuenta la historia que un diario Inglés sacó una foto hace unos 60 años atrás que fue para el escándalo: tomó una foto del tobillo de la madre del Maharaja de Jhodpur bajando de su carruaje. La foto fue enviada a Inglaterra y fue tapa de revista. El Maharaja se ofendió tanto que mandó a comprar todos y cada uno de los números de la revista para que nadie más pudiera verle el tobillo a su madre. Así estamos. Hay tanta frustación y represión sexual tanto en hombres como en mujeres que llega a ser molesto para una persona que está acostumbrada a saludar a un hombre con un beso en la mejilla. Las miradas de los hombres son constantes, por lo que nos recomendaron nunca mirar a un hombre a los ojos, ya que es signo de seducción; conviene bajar la cabeza y mirar al piso.

Nos pasó en el festival de música de Khajuraho una situación bastante incómoda: un hombre joven se nos paró al lado, primero quería meterse en el medio de las dos, pero con mal tono le dijimos que no. Entonces se paró al lado mío. En un momento ví que estaba acercando su mano hacia mí de un modo que no correspondía. Sin pensarlo dos veces, le golpee la mano con el codo y empecé a putearlo en castellano. Inmediatamente me fui a buscar a un policía. Vino la policía turística y nos hizo pasar hacia un sector VIP para ver el espectáculo. Al minuto y sin que yo lo haya señalado al joven, vinieron con el tomado por dos policías y me preguntaron si era él. Yo me puse muy nerviosa,pero dije que sí, entonces lo miré al joven y en inglés le dije con tono de reproche: ¨Eso no se hace¨!. Me sentí una idiota total, la señorita ciruela indicándole al alumno que lo que estaba a punto de hacer era abuso. Después pude disfrutar del espectáculo a medias, no sabía que había pasado con el joven, tal vez la policía hacía el show y después lo dejaban ir...no sé qué pasó. No lo volvimos a ver.

Pero entendimos que no son sólo rumores los casos de abuso, sino que es un problema nacional que sufren no sólo las extranjeras sino en gran medida las mujeres indias. De hecho, en la televisión India hay varios programas que tratan el tema de manera constante y específica para concientizar a las mujeres que ellas tienen derechos y que el abuso y maltrato puede ser también psicológico. Hay muchos casos de violaciones domésticas,pero por miedo muchos no son reportados y la realidad es que cuando se reportan es bajo el porcentaje de casos que son ganados por esas mujeres. Las mujeres en India tienen muchísimo camino por recorrer, ya que aunque es verdad que su situación  ha mejorado un poco en los últimos años,algunas estadísticas asustan bastante:

el 68% de las mujeres indias trabajan, en su gran mayoría en el sector agrícola.
sólo el 10% del parlamento indio está representado por mujeres
sólo el 10% de los casos de abuso reportados pasan por el sistema judicial
desde el 2010 al 2011 hubo un aumento del 9% en los casos de violación reportados en el país

A esto hay que sumarle tres hechos para comprender cómo funciona el sistema con las mujeres:

1) solo se separan el 1.1% de los matrimonios. El divorcio es legal, pero está aún muy mal visto. Por lo que no sólo la mujer está atada al hombre que su familia eligió para ella y se debe entregar a ese matrimonio convenido, sino que luego si el matrimonio no funciona y se quiere separar,debe ser infeliz para toda la vida o convertirse en una mera bolsa de basura ante los ojos de todos los que la rodean. La gran mayoría decide ser infeliz.

2) Las mujeres se ven obligadas a tener hijos varones que son altamente preferidos a tener una hija mujer. Sucede que si quedan embarazadas de una mujer, muchas veces son obligadas a abortar. Aunque el aborto es aún ilegal en India, en Delhi vimos clínicas con un aspecto no muy serio con carteles en la puerta promocionando la realización de abortos. Hay una segunda opción que es maquiavélica. Las mujeres que no pueden tener un varón son quemadas vivas y se hace pasar por un accidente casero. Se lo llama ¨bride burning¨ y algunos grupos afirman que de 300 casos, sólo uno se reporta. Muchas no mueren, pero quedan deformes. Es atroz, espantoso, sin palabras.

3) El porcentaje de mujeres que son educadas es bajo. En una familia si hay que elegir quienes van a la escuela, siempre van primero los hombrecitos, las mujercitas tienen mucho que hacer en la casa.

¿Me gustaría haber nacido en la India? No, definitivamente no. Ellas, hermosas y coquetas, con sus docenas de pulseras en cada mano, el henna que las decora de manera estupenda y sutil, las sedas de los colores más espectaculares que las cubren  y su esfuerzo por mantener su casa en orden y ofrecer hasta lo que no tienen, son mujeres aun muy sufridas. Claro que en las grandes ciudades las cosas no son tan así. La mujer en Bombay viste ropa provocativa, usa malla en la playa, trabaja, estudia y puede elegir con quien casarse. Aun así, en las grandes ciudades el hombre mira fijamente, parece que de alguna manera invadieran tu privacidad constantemente.

Me pregunto: en Varanasi vimos a muchas personas, tanto hombres como mujeres,adorando a vacas y toros, muy bien alimentados, peinados, cuidados. Nadie los corre de las calles caóticas. ¿Cómo puede ocurrir, sea en la cultura que sea, que la vaca sea sagrada y la mujer mutilada

? Hay cosas que aun no comprendo de este mundo extraño en el que vivimos.